Tiempo de proyectar

Motivación al compás de la música

La Inteligencia Musical es aquella que tiene que ver con la habilidad para apreciar, discriminar, transformar y expresar las formas musicales, así como para ser sensible al ritmo, al tono y al timbre. El padre de la teoría de las Inteligencias Múltiples, Howard Gardner, entiende que cualquier individuo que haya escuchado desde pequeño música con cierta frecuencia, puede manipular estos tres factores (ritmo, tono y timbre) para participar con cierta soltura en actividades musicales, como la composición, el canto o incluso tocar algún instrumento.

Se trata de una inteligencia que, al igual que el resto de las Inteligencias Múltiples, se puede manifestar de una manera muy temprana. Está demostrado que el ser humano es capaz de desarrollar, desde muy joven, la sensibilidad al sonido, el timbre y el tono, por lo que se puede provocar que un niño cuente con la base necesaria para contar con una posterior habilidad musical. Por ello, la música en casa o en un centro educativo proporciona una importante base para el desarrollo temprano de esta inteligencia.

Pero la Inteligencia Musical no sólo es la habilidad de componer e interpretar piezas musicales, también es la capacidad para escuchar y para juzgar, y en este sentido, guarda relación con otras inteligencias como la Lingüística, la Espacial y la Corporal-Cinética. Con la Inteligencia Lingüística, porque requiere un cierto desarrollo lingüístico, al demandar del individuo una habilidad para retener estructuras lingüísticas y asimilarlas en sus realizaciones fonéticas. Con la Inteligencia Espacial, porque se necesita contar con una buena percepción de la información sonora para identificar la extensión de los ritmos, cadencias, silencios o volúmenes. Y por último, con la Inteligencia Corporal-Cinética, porque la Inteligencia Musical comprende el desarrollo motriz necesario, por ejemplo, para la práctica con los instrumentos musicales.

Cabe señalar que las personas con discapacidad mental tienen una sensibilidad especial hacia la música, y que algunos alumnos pueden tener lesiones que les impidan hablar, por ejemplo, pero pueden tener una gran capacidad para cantar o seguir un ritmo, por lo que, como docentes, podemos trabajar la Inteligencia Musical con alumnos que presenten Necesidades Educativas Especiales.

En la Inteligencia Musical, según Howard Gardner, encontramos las siguientes dimensiones: movimiento y audición. Con movimiento nos referimos a la capacidad de percutir, moverse o crear acciones de acuerdo con la música que se está escuchando. En cuanto a la audición, se trata de la capacidad para discriminar y asociar sonidos o melodías escuchados.

Existen algunas características que, con carácter general, presentan los alumnos con Inteligencia musical. Son propensos a aprender el lenguaje cantándolo, encontrando en la actividad musical una prioridad ante cualquier otra actividad. Son capaces de percutir con un pulso regular, siguen con bastante acierto la entonación de las canciones, y cuentan con una extraordinaria capacidad para memorizarlas.

Los alumnos con Inteligencia Musical tienen preferencias muy marcadas por ciertos estilos y canciones. Distinguen con facilidad la música del ruido, disfrutan haciendo sonidos y experimentando con objetos e instrumentos improvisados, y muestran respuestas de movimientos diferenciadas según el tipo de música que escuchen en ese momento.

Estos rasgos pueden ayudar a los docentes a identificar si un determinado alumno cuenta o no con Inteligencia Musical. No obstante, conocerlo es sólo el primer paso para una labor de motivación que deberá tener como fin el utilizar esta inteligencia como canal para el aprendizaje del alumnado que la posee.

Al interactuar con material musical estamos desarrollando la Inteligencia Musical y, por ende, propiciando que el alumno encuentre esa actividad mucho más motivadora, con independencia de la materia tratada a través de la misma. Las estrategias a seguir por el docente son variadas y dependen de las características del alumnado. En general, deben ser introducidas de manera natural y adaptada a las condiciones materiales del aula. Ejercicios que tienen que ver con la utilización de la música como elemento de relajación son válidos para cualquier materia, así como aquellos que vinculan determinadas corrientes musicales con el contexto histórico y/o espacial en el que se desarrolla un contenido concreto del temario.

En lo que respecta a la evaluación de la Inteligencia Musical, existen diversos cuestionarios ya elaborados que permiten identificar, evaluar y medir hasta qué punto se está desarrollando esta inteligencia en un alumno concreto. No obstante, al igual que sucede con el resto de las inteligencias, lo procedente es que el profesor lleve a cabo una observación sistemática y elabore un porfolio en el que figuren las muestras del trabajo realizado durante todo el curso.

En cualquier caso, y ante la necesidad de contar con instrumentos de evaluación y medición, especialmente útiles para aquellos docentes que afronten por primera vez la evaluación bajo la perspectiva de las Inteligencias Múltiples, varios autores han diseñado cuestionarios específicos. Tanto estos como todo lo relacionado con la Inteligencia Musical y el resto de las Inteligencias Múltiples son materia de estudio en el Máster en Inteligencias Múltiples Aplicadas en la Educación Infantil y Primaria de la Universidad de Alcalá.

FUENTE


Nos acompañan

Amigos de en linea musical
 
 
 

VM - Shopping cart

 x 

Cart empty

VM - Search in Shop

VM - Currencies Selector




Warning: Invalid argument supplied for foreach() in /var/www/alternc/e/enlinea/www/enlineamusical.com.ar/libraries/cms/html/select.php on line 592